Estamos escribiendo este blog para abordar un tema que es de gran preocupación para muchos de nosotros: los perros en la playa. Muchos de nuestros miembros e integrantes de la junta son dueños de perros, que aman compartir con sus queridas mascotas. 

¿A quién no le gusta salir a pasear con su perro en la playa? ¿O a quién no le gusta ver a tu mascota jugar con las olas del mar? Seguramente la respuesta es que muchos lo hacen.

Pero estamos viviendo tiempos sin precedentes y hemos visto cómo nuestra vida diaria cambia constantemente.  Nuestro refugio estuvo cerrado durante varias semanas y se reabrió gracias al arduo trabajo de grupos organizados y la administración del refugio, quienes se unieron para construir un protocolo, con medidas de prevención de contagios.

Así que actualmente estamos siendo observados más de cerca para asegurarnos de que se cumplan las normas. Nadie quiere ver nuestras playas cerradas nuevamente. Así que por favor no lleves a tus perros a la playa.

Para ayudar a comprender mejor esto, entrevistamos a la administradora del refugio, Yeimy Cedeño, y a la científica Vanessa Bézy, para entender de dónde provienen estas prohibiciones y cuál es su razonamiento. Acá se las contamos:

  1. Atacan a especies silvestres

Como su mismo nombre lo dice, las áreas silvestres protegidas lo que buscan es salvaguardar la biodiversidad que alberga. Los animales domésticos no son parte de los ecosistemas silvestres y podrían atacar a animales como pizotes, mapaches, tortugas o cualquier otra especie que habite en el refugio. Además, por instinto animal, los perros pueden cazar distintos tipos de aves, entre otras especies. 

  1. Destruyen nidos de tortugas. 

De acuerdo con la científica Vanessa Bézy, quien ha estudiado el desove de tortugas en las playas de Guiones y Pelada, el 15% de los nidos de tortugas en esas dos playas, son destruidos por los  perros que andan sueltos o que sus dueños no los vigilan. La investigadora explicó que durante los monitoreos, es muy fácil reconocer cuando un saqueo se dio por un perro, ya que pueden detectar las huellas de los animales y las cáscaras de huevos quedan encima de la arena. 

Bézy destacó que a nivel internacional hay mucha investigación que respalda cómo los animales domésticos pueden afectar ecosistemas de los cuáles no son parte. 

  1. Contagio de enfermedades

Tanto los perros pueden transmitir enfermedades a los animales silvestres, como en sentido contrario. Según explicó la administradora del refugio, hay enfermedades como el distemper en el que pueden haber contagios entre perros y mapaches. Esta es una enfermedad contagiosa causada por un virus que afecta los aparatos respiratorios, gastrointestinales, y en ocasiones, el sistema nervioso. 

  1. Desplazan especies nativas. 

Aunque los dueños de las mascotas puedan asegurar que controlan a sus animales, estos van a desprender olores y fluidos que son detectados por otras especies silvestres, que van a huir por la detección de depredadores. Estos desplazamientos afectan significativamente la abundancia de las poblaciones silvestres. 

  1. La ley lo prohíbe.

Muchas personas creen que esta regulación se debe al Covid; sin embargo, desde 1977 existe la Ley de Servicio de Parques Nacionales y, en su artículo 8, se prohíbe la introducción de animales a las áreas silvestres protegidas. Hay que recordar que desde 1985 las playas de Guiones y Pelada son parte del Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional. 

Según Cedeño, los guardaparques tienen la potestad de pedir a los visitantes que salgan del refugio, si incumplen con esta norma.  Además se les podría hacer un acta de suspensión de actividades, en donde se le notifica formalmente que no puede llevar mascotas al refugio. 

En caso que la persona incumpla la regla, nuevamente, la acción se convertiría en delito y su mascota podría ser decomisada por las autoridades del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa). 

Aunque nos encanta disfrutar de las playas con nuestras mascotas, desde la Asociación Cívica de Nosara queremos invitarlos a que seamos respetuosos de estas normativas, para que así protejamos la rica biodiversidad que nos rodea. No esperemos que un funcionario del refugio nos tenga que llamar la atención. Interioricemos estas cincos razones  y disfrutemos con nuestros animales del resto de lugares lindos que Nosara nos ofrece para salir a caminar.