“Como científicos y organizaciones preocupadas por la conservación de la vida silvestre, los espacios verdes y los hábitats naturales, escribimos para expresar nuestro apoyo al Reglamento para la construcción en la zona de amortiguamiento del Refugio Nacional deVida Silvestre Ostional».

Con esas palabras, 60 científicos y líderes ambientalistas de 16 países, enviaron el viernes 2 de octubre una carta a la Municipalidad de Nicoya para respaldar y apoyar el reglamento de construcciones que aprobó la Muni en febrero de este año.

Aunque el reglamento está vigente, su validez está en juego, ya que un empresario turístico demandó a la Municipalidad de Nicoya ante el Tribunal Contencioso Administrativo y pidió como medida cautelar, que se deje de aplicar el reglamento hasta que no se resuelva el fondo del caso. 

En la carta, los científicos aseguran que el reglamento es esencial para proteger el Refugio Ostional, un sitio importante a nivel mundial para la protección de la tortuga lora; ya que esta especie se encuentra en la lista roja de animales vulnerables a la extinción, de acuerdo  con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). 

El documento también cuenta con el apoyo de 16 organizaciones ambientales en las que destacan Sea Turtle Conservancy, The Leatherback Trust, y Wildlife Conservation Association, entre otras.

En la lista de científicos sobresalen Michael Salmon, profesor de biología de la Universidad de Atlantic Florida, Annette Broderick, profesora de conservación marina de la Universidad Exeter en Reino Unido, Richard Reina, profesor de  biología Marina de la Universidad Monash de Australia, por mencionar algunos nombres. 

“Expresamos nuestro apoyo a los esfuerzos del Municipio de Nicoya para regular la construcción en la zona de amortiguamiento del Refugio Ostional como una acción crítica para proteger tortugas marinas, vida silvestre y las comunidades que habitan el Refugio y sus alrededores. Instamos al Tribunal Contencioso Administrativo y al Poder Judicial de Costa Rica a apoyar esta iniciativa de respaldo al Municipio de Nicoya”, dicen los expertos en la carta. 

¿De qué trata el reglamento?

Es una herramienta municipal que se aprobó en febrero del 2020 y tiene como objetivo regular y controlar el otorgamiento de permisos de construcción para aquellas personas que quieran construir en la zona de amortiguamiento del Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional. 

Esta normativa rige para las propiedades que son parte del área de amortiguamiento, delimitada por el SINAC. En el caso del refugio de Ostional, esta zona está relacionada con los acuíferos que existen en Nosara. Por eso, se determinó un área de amortiguamiento de 5 km del límite del Refugio hacia el continente. Destinos como playa Guiones y Pelada, están incluidos dentro de ese perímetro.

El reglamento regula cuatro puntos: la cobertura de construcciones, la altura de las edificaciones, el manejo de las aguas residuales y el control en la iluminación. 

 

Lea también: Guía para entender el reglamento de construcciones y su demanda

 

Sobre ese último punto, los científicos explicaron en la carta que las tortugas marinas son sensibles tanto a las fuentes de luz artificial directa como a la luz indirecta, que es aquella que se dispersa en la atmósfera y se refleja hacia la Tierra. Ambos tipos de luces pueden interrumpir el comportamiento de anidación y desorientar a las tortugas marinas hembras y sus crías. 

Los científicos recalcaron la importancia de regular las construcciones en la zona de amortiguamiento del refugio, ya que Ostional es uno de los pocos lugares en el mundo donde ocurren eventos de anidación masiva de tortugas marinas.

Añadieron que el Refugio Ostional protege 510 hectáreas de hábitat terrestre y 8.054 hectáreas de hábitat marino que contienen una diversidad de flora y fauna. El Refugio incluye importantes hábitats intermareales rocosos y manglares que cumplen funciones importantes del ecosistema y albergan una diversidad de organismos. 

“Esta regulación es fundamental para mantener una zona de amortiguamiento alrededor del Refugio y minimizar el impacto del desarrollo en estas especies y hábitats protegidos”, señala la carta. 

¿Y ahora qué?

Por ahora, el Tribunal Contencioso Administrativo no ha tomado ninguna decisión, por lo que  el reglamento se mantiene en pie.

Con la intención de unir esfuerzos, la Asociación Cívica de Nosara apoyó a la Municipalidad de Nicoya en la defensa legal como adyuvante, en aras de garantizar la protección del recurso natural del refugio. 

Si usted quiere apoyar este reglamento de construcciones lo invitamos a donar  en este enlace para cubrir los costos legales de la defensa del reglamento.

Además, puede firmar en este enlace la petición dirigida al Tribunal, para que valide el reglamento y no lo elimine.