Quizás usted puede hacerse la pregunta: ¿por qué dicen que las luces de mi casa en Guiones o en Pelada pueden afectar a las tortugas?  Pero antes de responder, queremos que vea las siguiente fotografía: 

Esa foto fue tomada desde playa Ostional y fue compartida por la administración del Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional, en ella se pueden ver las luces de edificaciones en Playa Guiones y Pelada en el lado derecho de la imagen. Esta  imagen muestra el  potencial efecto que esto podría tener en uno de los sitios más importantes del mundo, por la ocurrencia del fenómeno de  la arribada.

De acuerdo con la administradora del Refugio, Yeimy Cedeño, las luces artificiales en las playas de anidación de tortugas marinas, como Guiones y Pelada, pueden generar un nocivo impacto en la conservación de las tortugas. 

“Si las luces no se colocan de manera adecuada y no se utilizan luces de una longitud de onda adecuada, esto puede ocasionar la desorientación de las tortugas adultas al llegar a desovar a las playas y puede confundir a los neonatos cuando salen a la superficie pues necesitan dirigirse hacia al mar, provocando con esto, una disminución en los eventos de desove”, explicó Cedeño.

La iluminación inhibe la entrada de las hembras que se acercan a la playa a depositar sus huevos en la arena, pues el desove  solo ocurre a la luz de la luna y las estrellas. Por otra parte, las crías recién nacidas que salen del nido durante la noche buscan el camino hacia el mar guiadas por la luz de la luna, por lo que la iluminación artificial las confunde y desorienta; además, reduce sus posibilidades de supervivencia por deshidratación y cansancio, a la vez que las expone a los depredadores y otros peligros.

Es por eso, que la Municipalidad de Nicoya, en febrero del 2020 había aprobado un reglamento que regulaba la construcción en la zona de amortiguamiento del Refugio Ostional, en donde lugares como Guiones y Pelada estaban incluidos. En dicho reglamento, la Municipalidad regulaba la iluminación de las casas, prohibiendo luces directas hacia la playa, para no desorientar a las tortugas. 

Aunque por ahora el reglamento no se encuentra vigente, debido a que está bajo análisis del Tribunal Contencioso Administrativo, un grupo de 60 investigadores costarricenses y extranjeros enviaron una carta a la Municipalidad de Nicoya, defendiendo el reglamento, a raíz del impacto que tienen las luces en las tortugas marinas. 

En la carta, los científicos hacen referencia al estudio Surfing a Wave of Economic Growth, de los investigadores Thomas McGregor del International Monetary Fund  y Samuel Wills de la Universidad de Sydney, en donde Nosara fue nombrada como uno de los destinos de surf de más rápido desarrollo en el mundo en comparación con otros 5.000 sitios.

Este estudio utilizó la intensidad de la luz nocturna medida por satélites además de la población y los datos de clasificación urbana durante 20 años (1992-2013). Las tortugas marinas son sensibles tanto a las fuentes de luz directa (luz artificial que se concentra y es visible desde una fuente) como a la luz indirecta («resplandor del cielo» o luz artificial que la atmósfera dispersa y refleja hacia la Tierra). Ambos tipos de luces pueden interrumpir el comportamiento de anidación y desorientar a las tortugas marinas hembras y crías. 

Los científicos explican en la carta que el brillo que se produce en el cielo debido a la luz indirecta interfiere con el brillo lunar natural, que es una señal visual importante para muchos ritmos biológicos. El impacto es directo a las tortugas, ya que el comportamiento de la arribada parece seguir un ritmo biológico asociado a las fases lunares.

¿Qué puede hacer usted?

Aunque el reglamento no está vigente, en la Asociación Cívica de Nosara creemos que todos podemos hacer un cambio para reducir el impacto en el fenómeno de las arribadas. 

Revise primero si en su casa usted tiene luces que apuntan directamente a la playa o hacia arriba. Esas son las más importantes de modificar. 

Para modificarlas, usted podría: 

  • Colocar protectores o mamparas que ayuden a que la luz se dirija hacia abajo, . Con esto se previene el resplandor del cielo, lo cual permite también disfrutar de los cielos estrellados.
  • En el caso de las luces exteriores,  además de evitar que apunten directamente a la playa, la recomendación es cambiar los bombillos por luces rojas, ámbar o de longitud de onda adecuada. (De 560 nanómetros o más).
  • Se pueden instalar temporizadores para que a partir de cierta hora de la noche, las luces se apaguen al igual que sensores de movimiento para que se prendan únicamente cuando hay alguien presente, y así, no causen interrupción continua.