El nombre de Costa Rica aparece estas semanas en muchísimos medios de comunicación del país y del mundo entero. El país fue galardonado este domingo 17 de octubre, con el reconocimiento de Earthshot Prize, en la categoría “Proteger y Restaurar la Naturaleza”. 

Este premio es otorgado por primera vez  por la Royal Foundation con el objetivo de visibilizar los proyectos exitosos que trabajan en la regeneración del planeta y continuar incentivando un cambio durante los próximos diez años, década crucial para la Tierra. 

 

Costa Rica ganó este importante reconocimiento por su programa de Pago de Servicios Ambientales (PSA), que empezó en 1997, el cual remunera a propietarios de bosques a cambio de protegerlos con distintos esquemas de preservación. El premio incluye también el pago de un millón de libras, equivalentes a ¢863 millones, para el Gobierno de Costa Rica.

Con este programa, cifras recientes del Banco Mundial muestran que Costa Rica aumentó su cobertura forestal de un 47% en el año 2000 al 59% en 2020.

“Invertiremos los recursos en replicar y fortalecer estos modelos en conservación marina; sabemos que debemos ser diligentes y actuar ya para contrarrestar los impactos del cambio climático, o los efectos serán irreversibles”, mencionó el presidente, Carlos Alvarado. 

Sin duda esta será una nueva oportunidad para proyectar al país en el mercado internacional y posicionarnos como un destino de conservación y regeneración. También, esto nos abre una ventana para atraer turistas que son conquistados por el turismo de naturaleza y por aprender sobre prácticas más amigables con el ambiente. 

Invitamos a los ticos y residentes  a sentirnos orgullosos por este premio, que pone los ojos del mundo en este pequeño país, demostrando que sí se puede revertir la deforestación y dando un voto de confianza al modelo de desarrollo de Costa Rica, que con aún con sus retos, va por buen camino. 

¿Qué pasa con Nosara?

Nuestra comunidad ha sido pionera en reforestación. Desde la década de los ochentas, más de 10 años antes de que iniciara el programa de PSA del Gobierno, Nosara ya venía protegiendo y promoviendo la reforestación.  Hoy en día, orgullosamente, en la Asociación Cívica de Nosara somos dueños de 240 hectáreas de bosque que protegemos exclusivamente para la conservación de flora y fauna. 

Alguna vez, esas tierras eran potreros desnudos, pero hoy, gracias al trabajo de la NCA, son bosques secundarios, que  según datos de la Universidad Nacional del 2017, capturan en promedio, 7.8 toneladas de carbono por hectárea al año. A la fecha del informe, cada hectárea de bosque de la Asociación almacena 251 toneladas de carbono. 

Gracias a estas propiedades de bosque, Nosara se destaca sobre muchos destinos costeros del país, que han visto cómo el crecimiento inmobiliario ha reducido los espacios naturales. 

La combinación entre el costero Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional, la reserva privada de la NCA y otros esfuerzos de conservación de miembros de la comunidad,  atrae a cientos de turistas y muchos nuevos residentes anualmente, que se enamoran de la exuberante naturaleza del lugar; aunado a que anhelan ser parte de una comunidad que logra realmente coexistir con la naturaleza. Realmente somos un ejemplo de Modelo de Desarrollo basado en la  naturaleza. 

 ¿Cuánto cuesta mantener los bosques de Nosara? 

En la Asociación Cívica de Nosara necesitamos la ayuda de todos para seguir cuidando estos espacios únicos. Nuestro anhelo es que nuestros parques puedan incluirse en el programa de PSA; sin embargo,  debemos lidiar con problemas de fincas relacionados con errores en planos  e intentos de robo. Afortunadamente, desde hace varios años la Junta Directiva de la NCA ha venido trabajando para que las fincas estén libres de advertencias y conflictos catastrales, para así garantizar que esas tierras permanecerán dedicadas a la conservación. 

Para ofrecerles un contexto de lo que esto significa, en lo que va del año, hemos invertido un poco más de $10.000 en nuevos planos, que representan contrataciones a topógrafos profesionales, para solventar los problemas de titulación.

Cada año, la NCA destina en este esfuerzo más de $37.000. Que se convierten  en rotulación y materiales para las cercas de las fincas, para recoger la basura que muchos vecinos nos tiran, y debemos pagar empleados que trabajen en ellas, más el costo de sus cargas sociales, seguros de riesgo, en ocasiones viáticos y gastos administrativos. 

Es por eso que queremos hacer un llamado para que los vecinos de la comunidad de Nosara se conviertan en embajadores de nuestras áreas protegidas. No solo queremos que nos ayuden con donaciones, queremos que les cuenten a sus familiares y amigos lo que significa para una organización sin fines de lucro proteger 250 hectáreas de bosque. 

También queremos que sean guardianes de nuestras tierras. Llámenos, escríbanos o avísenos  por redes sociales, correo o a nuestros teléfonos cada vez que vean que alguien entra a nuestras propiedades a tirar basura, cortar árboles, extraer plantas o correr las cercas. 

Trabajamos sin descanso por una Nosara donde se continúa valorando el bienestar de todos los seres vivos, modelo a seguir por otras comunidades.  Pero para eso, necesitamos de vos.