Mount Trashmore en Virginia, Fresh Kills Park en Staten Island, Balloon Fiesta Park en Albuquerque y muchos más. Estos parques públicos ofrecen cosas como pistas de patinaje, carrera y ciclismo, áreas de entrenamiento, zonas de protección ambiental y otras áreas diseñadas para que los visitantes disfruten. Aunque estos espacios públicos difieren en términos de comodidades y entorno, están unidos por una historia compartida. Todos fueron una vez botaderos de basura. Y si todo va según lo planeado, eso es precisamente lo que la NCA, junto con otras partes comprometidas, han planeado para el basurero local aquí en Nosara.
Ya han comenzado a difundirse rumores de planes para transformar este complicado espacio, aunque en su momento totalmente necesario para la comunidad , en un parque de patinaje (skatepark) y área de esparcimiento público. Hoy, la NCA puede confirmar que esos planes sí existen. Estas son noticias tremendamente emocionantes para el futuro del basurero de Nosara y la comunidad en general. Pero antes de discutir el futuro de esta área nos gustaría compartir con ustedes un poco de la historia del basurero.

Antes de ser propiedad de la Asociación Cívica de Nosara, todos los parques eran propiedad de Amigos de Nosara. En 1992, se decidió que 3.5 acres de esta tierra de parques se destinarían para recibir la basura de Nosara. En 2004, Amigos de Nosara se disolvió y sus tierras fueron donadas a la NCA. Las áreas donadas incluyeron grandes extensiones de hermosos bosques y un basurero con graves problemas de manejo. Consciente del desafío de gestión para el que se estaban apuntando, la NCA recibió los parques sabiendo que también tendrían que asumir la responsabilidad de la basura. Aunque el plan original para que el área se convirtiera en un basurero recibió financiamiento y apoyo internacional de una ONG con sede en Nicoya, el resultado fue muy diferente.

En el tiempo en que el relleno sanitario de Nosara estuvo funcionando, fue la única solución para almacenar los residuos de la comunidad. En ocasiones, esta era una tarea casi imposible, particularmente la empresa privada que manejó el basurero, recibió poca ayuda de las autoridades regionales que eludieron sus responsabilidades municipales. Con los años, la basura aumentó constantemente, a veces amenazando con desbordarse más allá de su área designada. Muy pronto, el turismo explotó, al igual que la cantidad de habitantes extranjeros. Nosara creció y creció y también lo hizo la basura. Con cero espacio para almacenar cada vez más residuos, Nosara estaba teniendo un gran problema.

Justo cuando se estaba perdiendo la esperanza, la comunidad recibió dos grandes ayudas. La primera fue por parte de la Municipalidad de Nicoya, quien finalmente se comprometió y empezó a hacer la recolección y disposición final de los residuos, después de años de presión por parte de la NCA y la Asociación de Reciclaje de Nosara. La segunda, por parte del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Florida, cuyo equipo visitó Nosara en Septiembre de 2019 para realizar una investigación preliminar sobre cómo cerrar de manera segura el basurero de Nosara. Los resultados de ese estudio ya están aquí. Inicialmente se pensó que excavar y transportar los residuos al botadero de Santa Cruz era la forma óptima de proceder. Sin embargo, dado el tan alto costo, fue la segunda opción, de tapar y cubrir los residuos, lo que finalmente se definió como el camino a seguir.

Aquí hay un resumen de las buenas noticias.

  • Después de tres décadas de operaciones, el basurero de Nosara ahora está oficialmente cerrado. En la actualidad, las autoridades de Nicoya transportan los residuos al relleno sanitario de Santa Cruz.
  • Tenemos una solución viable y amigable con el medio ambiente para hacer frente a los residuos existentes. Sin embargo, esto requerirá una campaña de recaudación de fondos.
  • Existe un plan para transformar este espacio y el área circundante en una reserva natural y un parque público, incluido un skatepark. Esto también requerirá recaudación de fondos.
  • Estamos en conversaciones iniciales para que el área de parque junto al botadero de Nosara se arriende a una importante ONG de vida silvestre, transformando el área en uno de los santuarios de vida silvestre más importantes de Costa Rica. Este centro de rescate albergará animales desplazados, huérfanos y heridos no solo del área local, sino de todo Guanacaste.

Tal como están las cosas, hay mucho que discutir sobre estos ambiciosos proyectos que sin duda, cambiarán la comunidad. Se deben finalizar los detalles, se deben hacer acuerdos y, sobre todo, se deben recaudar fondos, particularmente en el caso de limitar, cubrir, regenerar y transformar el área del botadero. Sin embargo, la NCA está comprometida con todas las ideas descritas anteriormente y entusiasmada por liderar estos proyectos. Estas iniciativas requerirán trabajo, dedicación y ayuda. Y, aunque estos proyectos no se manifestarán de la noche a la mañana, la pelota ya está en juego. Las conversaciones preliminares ya están en marcha. Además, creemos firmemente que donde hay voluntad hay un camino. Afortunadamente, no hay escasez de voluntad entre el personal y los miembros de la NCA. A medida que se desarrollen estos proyectos, haremos todo lo posible para mantener informada a la comunidad. Estén atentos para más detalles.