Todo tipo de garza, espátulas rojizas, águilas pescadoras, iguanas y, con suerte, un cocodrilo.

Si ha visto a estas criaturas en una misma mañana en Nosara, es probable que haya tomado un tour por los ríos de River Safari con Leroy y Kirsten. Ellos ofrecen tours a través del Refugio de Vida Silvestre Ostional y al borde de la Reserva Biológica Cerro Lagarta.

He aquí una buena noticia: tras más de una década de organizer excursiones, Leroy y Kirsten han visto desaparecer sólo una especie, el arasari (tucán collarado). Y no es que haya desaparedico del total, sino queda en el biósfero Nosara, rio arriba cerca de la cascada Malanoche.

Sin embargo, las cuencas de los ríos han cambiado. Los tramos navegables se han acortado de 2,5 km a 1,5 km. Es probable que este sea uno de los efectos del primer dique, construido 2010 para domar las aguas de Rio Nosara. «Para la siguiente estación seca tuvimos que poner rotulos para marcar el canal navegable para el barco», dicen. Desde entonces, los niveles del río se han mantenido bajos. «No somos científicos, así que no sabemos por qué». Tal vez es el resultado del terremoto de 2012. Tal vez la sequía. Probablemente ambos.

Desde el terremoto, los niveles de agua en el Río Montaña han sido mas bajo también, ya que el suelo es 2,5 pies más alto en promedio. Pero dentro de la Reserva Biológica Cerro Largarta, los niveles de agua en los primeros 300 metros solían ser más altos. No obstante, la misma fauna permanece. Cada año vienen las mismas aves, pero no siempre el mismo número. Depende de cuántos peces hayan. «Siempre es cuestión de comida», explica Leroy.

Igual que Kirsten, él se preocupa por la salud de los manglares, pero no demasiado. «Los manglares se adaptan a altos niveles de agua, de agua salada, y de suelos con poco oxígeno. Los árboles en nuestro manglar son muy viejos y en buena forma. El cambio irá sucediendo lentamente, y al futuro no podemos ver”.

Las especies intrusas, a menudo problemáticas, no plantean mucho problema aquí. Existe un tipo de pasto de pantano, que ha formado una isletas, un intruso bienvenido a las iguanas, especialmente la iguana negra que anida allí excavando túneles de por lo menos 10 metros de profundidad.

Leroy llegó a Nosara desde Alemania en 2005 para dirigir Tony’s River Tours, como antes se llamaba el negocio. Dos meses más tarde, conoció a Kirsten, quien también es oriunda de Alemania. Kirsten había estado administrando un pequeño B&B y dirigiendo tours a caballo en Ostional desde 1999.

«En nuestro primer año era posible navegar tierra adentro casi hasta las oficinas de Miss Sky. De hecho, podríamos haber estado en los ríos todo el día. Ahora no tanto. Aún así, una mañana es bastante, y entre los dos ríos podemos ver mucha fauna en pocas horas».

El pequeño barco de fondo plano de River Safari navega silenciosamente, impulsado por un motor eléctrico de 3 caballos de fuerza. Utiliza una batería de litio amigable con el medio ambiente. “Es la única batería de este tipo utilizada en esta categoría de negocio en todo Costa Rica. Al menos eso es lo que me dicen», cuenta Leroy.

A medida que abordamos, Kirsten nos entrega un par de binoculares y un conjunto de tarjetas laminadas con fotos de las 120 aves que es posible ver durante el recorrido. Ella los ha reunido con cariño, tanto en inglés como en alemán. También tiene a disposición guías de reptiles, mariposas, y otras especies de vida silvestre que habitan el área.

Kristen y Leroy disfrutan viendo sus pájaros favoritos. El favorito de Kirsten, la espátula rosada, se observa con más frecuencia durante los meses de octubre y noviembre en Río Nosara. Hoy en dia ha sido vista anidando en la cuenca Rio Tempisque, junto con la cigüeña de cabeza pelada. El favorito de Leroy es el águila pescadora, que se puede observar desde el final de la temporada de lluvias hasta mediados de marzo. Por lo general sólo hay tres o cuatro águilas pescadoras en el área. Es más fácil poder verlas durante la marea baja. Con menos profundidad los peces son más visibles.

Aunque disfrutan de su negocio, lo valoran más como un medio para pasar tiempo en el entorno que aman. Viven en Alemania por aproximadamente la mitad del año y aquí en Nosara para la temporada alta de turismo. «Nuestra casa en Alemania también está en un parque natural, !pero hay mucho menos naturaleza!»