Nuestra defensa por el reglamento que regula las construcciones en la zona de amortiguamiento del Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional sigue en pie y en cualquier momento en los próximos meses tendremos la sentencia definitiva del Tribunal Contencioso Administrativo. 

Estamos muy positivos en que el Tribunal va a valorar todas las pruebas y argumentos en favor del Reglamento, que hemos presentado en la Asociación Cívica de Nosara, así también como la Municipalidad de Nicoya, el SINAC, la Procuraduría General de la República, APREFLOFAS y los diputados Paola Vega del Partido Acción Ciudadana (PAC) y José María Villalta del Frente Amplio.

Consideramos que tenemos un caso sólido y así trabajaremos hasta el final. Por ahora, no podríamos decir cuál es la fecha exacta de la sentencia, pero deberá ocurrir en los próximos meses. 

Queremos decirles a todos los vecinos de la comunidad y personas de otros lugares que se han unido al movimiento #YoDefiendoOstional, que en la Asociación Cívica de Nosara  no escatimaremos esfuerzos para proteger la zona de amortiguamiento del Refugio Ostional y defenderemos la vigencia del reglamento. 

¿No recuerda el caso?

En febrero del 2020 la Municipalidad de Nicoya aprobó un reglamento que pretendía regular las construcciones que estaban en la zona de amortiguamiento del Refugio Ostional, con la intención de proteger los mantos acuíferos y conservar los ecosistemas de las tortugas marinas. 

En esencia, el reglamento se enfoca en cuatro puntos: la cobertura de la construcción, la altura de las edificaciones, el manejo de las aguas residuales y el control de la iluminación. 

Sin embargo, el 21 de abril del 2020, la sociedad JBR Capital Ventures presentó una demanda ante el Tribunal Contencioso Administrativo en contra de la Municipalidad de Nicoya, ya que aseguraba que el reglamento de construcciones presentaba una serie de irregularidades. Como medida cautelar, JBR  pidió al Tribunal Contencioso que suspendiera la aplicación del reglamento, hasta que no se resuelva el fondo del proceso.

Aunque la demanda fue contrala Muni de Nicoya, en la NCA decidimos apoyarlos y sumar todos los esfuerzos legales, para proteger el Refugio. Fue por eso que nos constituimos como coadyuvantes pasivos en la defensa del reglamento. 

El 1° de junio de este año, el Tribunal Contencioso Administrativo aceptó la medida cautelar y el reglamento perdió vigencia; sin embargo, el Tribunal no declaró ilegal la normativa, solo fue una decisión de suspender el reglamento hasta que se emita una sentencia definitiva. 

De acuerdo con los datos oficiales de la Municipalidad de Nicoya, de febrero del 2020 a junio del 2021, plazo en el que el reglamento de construcciones se estuvo aplicando,  la Muni aprobó 283 permisos de construcción para Nosara. La Muni solo rechazó en Nosara 13 solicitudes de permiso de construcción  que no cumplían con las nuevas regulaciones. Sin embargo, 11 de esas 13, adaptaron sus proyectos y se les dió el permiso. Es decir, solo dos proyectos de construcción no obtuvieron el aval de la Municipalidad.

El reglamento, en lugar de frenar el desarrollo, atrae a más inversionistas que desean vivir o trabajar en armonía con la naturaleza y que comprenden el valor y potencial de una zona en la que se proteja su riqueza natural.